La textura que define cada alimento

La textura que define cada alimento

08.AGO.2014

Imagínese ante un plato de puré de lo que aparentemente parece patata. Pero cuando lo prueba tiene un sabor más salado y de consistencia mucho más espesa. Se queda pensando unos segundos hasta que finalmente llega a la conclusión que el sabor le recuerda al pollo. Efectivamente se trata de una crema hecha con esta carne. Y es que sin la textura adecuada resulta extremadamente complicado identificar un alimento. Así lo asegura un estudio elaborado por doctores de la Universidad Estatal del Norte de Carolina, que exponen que la textura es tanto o más importante que el sabor en el momento de identificar un alimento. Realizaron un experimento en que hicieron puré una serie de alimentos para que los sujetos pudiesen identificar su alimento base: tan solo un 40’7% acertó. De hecho, se ha comprobado que el sabor de un alimento no es suficiente para identificarlo sin una textura que le sea acorde.

 

Desde la Sociedad Española de Bioquímica Molecular se afirma que el hecho de comer es una experiencia multisensorial, es decir, que todos los sentidos (vista, olfato, gusto, tacto y oído) influyen en ella y condicionan la percepción que tenemos sobre un alimento concreto. Es por eso que en Joselito cuidamos cada detalle que incumbe el jamón a través de cada etapa del tradicional proceso de producción, ya que acaba afectando a sus propiedades organolépticas y son claves para alcanzar su inconfundible sabor, aroma y también textura. 

 

En Joselito somos conscientes de que todos los sentidos se ven implicados en la experiencia que resulta de degustar una joya de la gastronomía como nuestro jamón ibérico. Es por eso que nos esmeramos en realizar un proceso de producción perfecto, para que el mejor jamón del mundo sea magníficas y todo un placer para quién lo disfrute.


Los cerdos Joselito viven en la dehesa durante dos años en completa libertad, donde cada uno de ellos disfruta de 4 hectáreas de pasto. Este ecosistema característico de los países mediterráneos también aporta a los animales sus nutrientes necesarios. Todas estas características contribuyen a criar a los happy pigs, los cerdos felices que desde Joselito nos esmeramos en cuidar para obtener el jamón ibérico perfecto.

LINKS