Impresoras 3D: para comérselas

Impresoras 3D: para comérselas

18.7月.2014

La gastronomía en el siglo XXI no solo trata de cocinar, sino de buscar nuevas maneras de hacerlo que resulten atractivas y útiles. Una de las últimas tendencias culinarias se basa en la tecnología de impresoras 3D, máquinas que permiten imprimir objetos en 3 dimensiones, en este caso comida, con un diseño previamente escogido a través del ordenador. El proceso por el que se rige uno de los prototipos de este avance consiste en preparar previamente los alimentos (por ejemplo, si es necesario trocearlos, hervirlos o hacerlos puré) e introducirlos en unas cápsulas, para que éstos se transformen en la “tinta” de nuestras recetas e imprimirlas. Este método ofrece infinitas opciones para concebir nuevas recetas con ingredientes de todo tipo, incluso con el jamón ibérico de bellota Joselito.

 

Ideado para personas con dificultades para masticar, también se ha pensado para preparar comida sana de un modo rápido y sencillo, sin necesidad de recurrir a menús precocinados o congelados. Los productos que se utilizan para “imprimir” estos platos son naturales, se pueden comprar en el supermercado y no tienen que haber estado tratados por ningún tipo de sustancia artificial para ser cocinados con este dispositivo. Además, la textura de la comida tratada por estas máquinas la hace tan manejable que da lugar a presentaciones sorprendentemente bellas.

 

Una nueva tecnología que permitirá también la combinación y el desarrollo de nuevas texturas, una inquietud y una aspiración que comparten la mayoría de los mejores chefs del mundo. Ferran Adrià por ejemplo, lo refleja en la receta creada para Joselito LAB Consomé Frío en Gelée , donde transforma la textura clásica del consomé para convertirlo en una gelée sorprendente. Veremos en un futuro el recorrido y desarrollo que tendrán estas impresoras 3D, y si consiguen finalmente hacerse un hueco entre los cacharros y electrodomésticos de nuestras cocinas.   

リンク