Cerdo ibérico + felicidad = jamón Joselito de calidad

Cerdo ibérico + felicidad = jamón Joselito de calidad

31.JAN .2014

En la calidad de la carne que compramos influyen infinidad de aspectos y el estrés de los animales no es una excepción.


Científicos del Instituto de Investigación y Tecnología Agroalimentaria (IRTA), están llevando a cabo un estudio con la finalidad de determinar de qué forma afecta el estado emocional del cerdo a su bienestar tanto en la granja como en el matadero y, por lo tanto, a la calidad del jamón que se extrae de él.


El proyecto, que recibe el nombre de “Marcadores y emoción animal” o ANEMONA (por sus siglas en inglés), realiza diferentes análisis fisiológicos y estudios del comportamiento animal con el objetivo de obtener la información necesaria para poder establecer una relación entre el bienestar del cerdo y la calidad del producto final.


“En una investigación anterior nos percatamos de que el estado emocional del cerdo puede modificar parámetros bioquímicos y celulares de su organismo, que a su vez pueden ser usados como marcadores del estrés”, asegura el responsable del proyecto, el doctor Antonio Valverde, que añade “el proyecto actual pretende ir más allá y evaluar el efecto del sexo, del genotipo, las condiciones de manejo en el sesgo cognitivo e identificar biomarcadores de estrés antes y durante el sacrificio, en la sangre, la saliva, el cerebro, el intestino y la carne del cerdo”.


Hasta ahora estos investigadores de IRTA han podido comprobar que el confort, el hambre o las lesiones que pueda padecer un ejemplar son esenciales para determinar la calidad del producto se obtendrá después.


Desde Joselito siempre hemos pensado que cuanto mejores fuesen el confort y las condiciones de vida de nuestros cerdos ibéricos, mejores serían nuestros productos. Por ello, durante dos años, cada uno de nuestros animales vive en completa libertad en su hábitat natural,  las dehesas, un preciado ecosistema a mitad de camino entre el bosque mediterráneo y la pradera y en donde disfrutan de unas tres hectáreas de pasto por animal que les permite alimentarse de bellotas y hierba natural, así como de disfrutar del sol y el aire libre. Todas estas condiciones hacen que los cerdos Joselito reciban el nombre de cerdos felices.

LINKS